En la vida de todo ser humano hay momentos en los que nos sentimos solos.

Llegas a casa y nunca hay nadie porque mamá y papá están inmersos en su trabajo y tus hermanos en caso de que los tengas estas metidos en el videojuego o en su propio mundo.

En ese momento no hay nadie cerca de ti, incluso te metes al whats y ni siquiera tus amigos están, ¡¡¡porque al parecer ellos si tienen una vida!!!

¡Es una sensación en la que pensamos que jamás va a terminar, justo hoy! Hoy que necesitas de alguien, parece que se los ha comido el mundo. ¡Y es claro que no es una emergencia!

en una emergencia siempre hay alguien cerca… pero hoy. ¡Hoy! Solo es soledad, que se va convirtiendo en tristeza porque ni siquiera hay algo que te motive, ¡no hay a donde ir!

Terminas por irte a meter a la cama y quedarte quieto por un tiempo, en ese lugar donde has tenido tus mejores sueños y tus más grandes fantasías… esperando que entre sus suaves pliegues tú estado de ánimo ¡mejore un poco!

Y si en muchas ocasiones empiezan a fluir lentamente una que otra lagrima y tú aún no sabes porque, si en la mayoría de ocasiones ruegas para que tu mamá te deje en paz, te enfada tener a tus hermanos de encima de ti. Hoy sería maravilloso que hicieran una gracia que te moviera, pero te tengo información: si en este momento llegará alguien lo más seguro es que lo correrías de tú lado, porque ni siquiera sabes ¿qué es lo que te pasa?

Te sientes solo, pero no te interesa que nadie este a tu lado, sentirte solo en contra de tu voluntad no es algo bueno, poco a poco te va a llevar a una tristeza que en la mayoría de los casos es temporal, pero que si no reconoces esas sensaciones puedes quedarte atorado ahí y empezar a desarrollar una tristeza profunda.

Es necesario que en ese momento que estas en la cama y salen las de cocodrilo, hagas una auto reflexión y pienses ¿si algo en el día o en los días anteriores te han causado esa emoción?

Si no es así, reconoce ese sentimiento de soledad, date un buen baño escuchando música que te ponga de buen humor, y baila un poco en la ducha. Date cuenta que es posible estar solo y estar feliz, estar solo y estar pleno. Es más, es recomendable que de vez en cuando busques espacios de soledad que te sirven muy bien para reflexionar.

Y si, si hubo algo que te hiciera entrar en ese estado de abstracción, preguntante ¿Si hay algo que este en tus manos que puedas hacer?

Recuerda que siempre hay personas dispuestas a escucharte, quizá no en ese momento. Pero tienes amigos, tienes profesores, tienes papás, tíos, etc. Dispuestos a ayudarte a desenvolver esa pequeña telaraña que se generó en tu mente.
Todo es temporal y hay momentos en los que sentimos que el tiempo no pasa, pero confía en que también esto pasara.
¡Levántate a bañar y a escuchar música que te suba los ánimos!

Te dejo algunas sugerencias de canciones que la ciencia dice: ¡te mejorarán el ánimo!

Marshmello ft.Bastille – Happier
Smash Mouth – All Star
C2C – Happy
Happy -Pharrell Williams
I Want to Break Free – Queens
La vida es un carnaval – Celia Cruz
Vivir mi vida – Marc Anthony
Wake Me Up – Aviccii
Color esperanza – Diego Torres