¿Cuantas veces hemos escuchado la palabra talento? o la palabra ¿Constancia? ¿Cuantas veces nos han dicho que ser perseverante es la clave del éxito para la vida? ¿Y cuantas veces haz visto gente trabajar de sol a sol sin vivir como les gustaría?
Es entonces que surge la pregunta, ¿El esfuerzo es lo que necesitamos para cumplir nuestros objetivos?

La mayoría de nosotros hemos pensado que se necesita esfuerzo, interés y dedicación constante para obtener algo. Sin embargo, Se ha visto gente sumamente talentosa que no ponen nada de empeño y no los vemos haciendo lo que realmente les apasiona, se ha visto gente muy dedicada con nada de talento y tampoco están en la “cima” haciendo lo que les gustaría.

Creo que la verdadera clave del éxito, es en primer lugar buscar nuestros propios estándares de “triunfo”, es decir a donde quiero llegar y en cuanto tiempo quiero llegar, preguntarnos a nosotros mismo ¿Que deseamos? y ser conscientes si realmente ¿Tenemos el talento, las ganas y sobre todo si estamos dispuesto a pagar el precio?

Vivimos en una sociedad que está sumergida en la redes sociales, en las que los famosos “influencer” de Youtube, Instagram o Facebook por poner algunos ejemplos. Nos marcan como debería de ser la vida de alguien exitoso, pero es real lo que vemos o ahora vemos una novela que nos hacen creer que es verdad.

Analicemos ambos aspectos:
• El talento es algo natural, innato, que la persona posee, que utiliza la inspiración e imaginación y sobre todo que se le facilita.
• El esfuerzo es dedicación, utilizar la práctica e interés para lograr algo.

¿Cuál es la fórmula para alcanzar el éxito?
Algunos suelen decir que 90% esfuerzo 10% talento y en cierta medida es cierta. Pero no es una formula exacta para que funcione y menos a todos por igual.

Como lo mencionábamos anteriormente, nos hemos topado con gente talentosa que con solo mover un dedo logran sus objetivos y gente que hacen un trabajo exhaustivo, pero no les da frutos.

Por último, muchas personas han llegado a la conclusión de que se necesitan ambas cosas para salir adelante y saber combinarlas de la forma adecuada. Veamos por ejemplo: Poner la misma meta para un determinado numero de personas, es evidente que algunos llegaran con mayor facilidad a ella y otros les costará más trabajo y tiempo. Sin embargo todos tendremos el mismo objetivo.

La clave no es “esfuerzo” o “talento” sino CONSTANCIA.

Dejar de lado esa forma conformista al saber que algo no nos demanda demasiado tiempo para logarlo, sino un trabajo constante y perseverante. No dejar de intentar en todo lo que nos proponemos, si no lo logramos a la primera entonces lo practico cien veces más para que en la 101 pueda comenzar a ver resultados.

Así entonces, pongamos de nuestra parte y hagamos todo para alcanzar nuestras metas, empecemos por las metas diarias para un día ver hacia atrás sabiendo que empezaron con metas cortas, que a través del tiempo fueron metas a largo plazo y que el resultado es la satisfacción personal de cumplir tu objetivo y decir: lo he logrado.

Autor: Stephanie C. Silva