Hola chicos, posiblemente muchos de ustedes han escuchado decir que una de las mejores etapas de la vida es la adolescencia y que la tienen que disfrutar al máximo y si tienen razón, y es que así como hay alegría, emoción, amor y diversión, hay otros tipos de estados de ánimos que aunque parecen completamente lo contarios, son parte del ser humano y tenemos que aprender a vivirlos-odiarlos, y sobre todo, superarlos. Recuerda que el ser adolescente implica un sinfín de cambios hormonales ahora agrégale el estrés, presiones diarias, problemas de la escuela todo eso junto da un montón de emociones radicales.

Las emociones son sentimientos, no acciones por lo tanto no puedes controlar lo que sientes, pero sí lo que haces al respecto. Muchas de estas emociones pueden pasar solitas pero otras pueden ser más intensas por lo que tienes que poner mucha atención para no continuar con una conducta que te ponga en peligro. Debes tomar en cuenta que este tipo de emociones no solo se dan en los adolescentes; todo el mundo las tenemos pero es básico que aprendas a enfrentarlas.

La depresión tiene varios grados, desde una tristeza ligera como cuando repruebas algún examen, tu novi@ te término o cuando tienes problemas con tus papás hasta la depresión clínica severa que puede ser algo muy fuerte que incluso se puede llegar a pensar hasta en el suicidio.

En el 2014, más de uno de cada diez niños entre las edades de 12 a 17 sufrieron de al menos un episodio de depresión en México, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Mental. Los psicólogos dicen que lo que sufre un adolescente deprimido es muy fuerte y puede ser la peor de las enfermedades y por más que le eche ganas, es difícil que salga solo.

Es importante que leas con atención las siguientes señales de alerta:

-Pérdida de interés con tus amigos y pasatiempos favoritos.
-Duermes mucho, o lo contario te da insomnio.
-No te da hambre.
-Te dejaron de importar las cosas que antes te importaban.
-Lloras seguido sin encontrarle una explicación.
-No tienes ganas de hacer nada.
-Te sientes decaído.

Por eso si notas que no puedes salir de esa sensación de vacío, de esas ganas de aislarte o de esa tristeza profunda, no estás solo, pide ayuda, acércate a un maestro, psicológico, quien te podrá ayudar a salir de esa situación.

Autor: Psic. Claudia Ivette Ortiz Méndez